MI CUENTO


Ángel Emiro Ojeda Sánchez, nací en Tocuyo de la Costa Edo. Falcón donde viví hasta los 10 años luego viví en Guacara hasta los 13 y desde entonces vivo en Valencia donde me he formado, desde pequeño hice cosas creativas que a todos les parecía bonitas, interesantes o curiosas sin embargo no pasaban de ahí hasta que me di cuenta que crear es un don que Dios nos da para que lo desarrollemos y vivamos haciendo lo que mas nos gusta, en mi familia todos heredamos ese don de mi papa y mi mama quienes son artesanos por naturaleza, ya tengo 15 años aproximadamente trabajando seriamente el arte en diferentes manifestaciones que van desde la bisutería, los trabajos manuales, las artes plásticas en pintura y esculturas en papel mache donde me he especializado haciendo unas gorditas a las que he bautizado como diosas de abundancia con colores vivos y alegres en formas sensuales y sugestivas que además son versátiles ya que se pueden colocar en diferentes posiciones, he tenido participación en diferentes exposiciones en Valencia, Maracay y Barquisimeto así mismo he participado en varios programas de tv como portadas en venevisión, revistero en tic tv de Maracay y hazlo fácil de tvs Maracay donde he mostrado parte de mi trabajo haciéndolo en vivo. Soy autodidacta en todo lo que hago.



TE INVITO A VISITARME EN CATALOGO ARTESANAL



jueves, 15 de julio de 2010

ALGO INTERESANTE QUE CONTAR SOBRE LA MILENARIA TECNICA DEL PAPEL MACHE

El arte de trabajar la pasta de papel se desarrollo en Persia y en India. Con la pasta de papel se hacían objetos útiles, como bandejas, juguetes, etc. Muchos de estos objetos se conservan todavía.

Esta técnica se introdujo en Europa gracias a los comerciantes venecianos. Durante el siglo XVII, donde surgió una autentica industria de cajas de papel. Estas cajas fueron las famosas "cajitas de rapé".

La técnica de esta época era demasiada lenta y costosa. El papel rasgado se ablandaba al calor, se remojaba en agua, y luego se moldeaba en formas de madera y se saturaba de aceite de linaza. Se añadían capas de pasta, mezclada con arcilla roja, con hollín y con aceite. Después del secado, el objeto se pulía y laqueaba.

En 1722 el escocés Henry Clay, obtuvo una patente para la fabricación en pasta de papel, de muebles, puertas, lámparas, etc.

A mediados del siglo XIX, el papel maché se utilizo mucho en Inglaterra y en Francia. La idea de vaciar la pasta de papel con pegamento en moldes es una idea inglesa y data más o menos de 1820. Joshua Bettridge de Birmingham fue el más famoso fabricante de muebles en papel maché, exportó sus muebles al mundo entero. En la misma época, en Francia, Pierre Adt abre una fabrica. Se especializa en la fabricación de objetos de arte para la mesa, ( cestas para el pan, bandejas, cajitas, etc.)

Los objetos y muebles de papel maché que provienen de esta época, son raros de hallar en el mercado de las antigüedades, y por eso desconocidos. Sólo los aprecian los iniciados, la mayoría de ellos coleccionistas.

En algunas regiones de los Estados Unidos, la pasta de papel fue hasta 1900 objeto de un artesanado familiar.

Ahora la pasta de papel tiene un sitio relevante en el Arte y está al alcance de cualquier persona que tenga la inquietud de crear algún objeto con sus manos.

Aunque muy simplificadas las técnicas modernas requieren paciencia. La pasta de papel puede adaptarse a las formas más caprichosas y más sorprendentes. Con un poco de habilidad se pueden modelar fantásticas estatuas, como las que fabrican los artistas mejicanos o diminutas figuras al estilo de los japoneses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada